Las ondas alfa se generan cuando estamos relajados, produciendo un descenso de las conexiones neuronales y modificando la actividad de nuestro cerebro. Esto nos permite concentrarnos mejor y dormir más plácidamente, así como otros beneficios que veremos a continuación. En esta entrada vamos a descubrir qué hay de verdad en las ondas alfa y sus ventajas para nuestra mente.

Las ondas alfa y el cerebro

Como si de notas musicales se tratara, el cerebro es capaz de detectar hasta 5 tipos distintos de ondas cerebrales. Se ha demostrado que estas ondas afectan directamente a nuestras emociones y sentimientos, volviéndonos más perceptivos y facilitando distintas tareas.

Nuestro cerebro genera sus propias ondas dependiendo de la actividad. Por ejemplo, las ondas theta surgen cuando tenemos un sueño ligero y las delta, si estamos profundamente dormidos.

Las ondas alfas, por su parte, se relacionan con estados de relajación similares a cuando nos acabamos de despertar y todavía no estamos sometidos al estrés cotidiano. O bien al descansar después de una tarea prolongada o disfrutar del paisaje durante un paseo.

Beneficios de las ondas alfa

Las ondas alfa, también conocidas como ondas de Berger, varían de una frecuencia de 8 a 13 hercios y afectan a la zona del tálamo. Gracias a ellas vamos a relajarnos, concentrarnos mejor, ser más creativos y facilitar el descanso cuando suframos de insomnio. También nos ayudan a superar adicciones y fobias y alivian los estados de depresión.

Aunque existen fármacos para incrementar el nivel de las ondas alfas, nuestra recomendación es que lo hagamos siempre a través de la música. En Internet podrás encontrar una enorme variedad de listas de reproducción, tanto en YouTube como en Spotify.

personalizado

Ondas alfa para estudiar

Para que las ondas alfa sean realmente efectivas para estudiar, tenemos que encontrar el equilibrio entre la consciencia y la subconsciencia. De esta manera, nuestro cerebro trabajará a un doble nivel. La parte consciente nos ayuda a centrarnos mejor en la materia y seleccionar los puntos más importantes. Mientras que la subconsciente se relaciona con la capacidad de memoria y la asimilación natural de los conceptos.

La importancia de estimular las ondas alfa para estudiar

Las ondas alfa son la base para mejorar el potencial de nuestra mente, aumentar nuestra memoria o mejorar nuestra capacidad de concentración. Pero, para que nuestra mente funcione adecuadamente, hay que darle relajación y descanso. Eso se consigue con un sueño reparador, lo que mejorará nuestra salud y ayudará a nuestro cerebro a regenerarse y estar en forma.

Las ondas alfa son las que trabajan en los procesos de meditación y relajación, lo que repercute en la memoria y la intuición.

Por eso son tan importantes para estudiar, porque ayudan a mantener la mente en forma y a procesar información. ¡Esto es mejor que hacerse chuletas!

Hay estudios científicos que demuestran que hay maneras de generar más ondas alfa, lo cual ayuda a la relajación y el reposo, algo muy beneficioso para nuestro cerebro.
Aunque nos parezca una tontería, ponernos música relajante mientras realizamos ejercicios de respiración -como ocurre con el yoga y otras disciplinas similares- nos ayuda a calmar la mente y, como consecuencia, a mejorar la concentración y mejorar nuestro estado de ánimo.

Ondas alfa para dormir

Un buen descanso es esencial para nuestra salud y el funcionamiento del cerebro. En ocasiones, el insomnio está provocado por causas físicas, alguna enfermedad, medicamento o la ingesta de cafeína. Pero en la mayoría de los casos responde a una actividad excesiva de nuestra mente, que puede estar originada por la ansiedad o la mera hiperactividad.

Si no puedes dormir bien por las noches, es posible que se deba a un desajuste de las frecuencias de tus ondas cerebrales. No obstante, se recomienda acudir siempre a un especialista en salud para que determine el origen del problema.

Aunque las ondas alfa tienen muchas aplicaciones, las ideales para conciliar el sueño son las denominadas ondas delta.

Las ondas alfa son una excelente herramienta para combatir el insomnio. Conciliarás el sueño más fácilmente, dormirás de un tirón y te despertarás cada mañana lleno de energía. Verás cómo poco a poco mejora tu estado de ánimo, te vuelves menos impaciente y afrontas con otra cara los contratiempos del día a día.

Las ondas alfa y la concentración

Cuando estamos activos nuestro cerebro emite ondas beta. A medida que los pulsos neuronales descienden, aumentan las ondas alfa y theta. Como hemos visto anteriormente, es a estos niveles cuando nuestra mente saca el máximo partido a sus sentidos internos.

Escuchar música con ondas alfa mientras estudiamos, trabajamos o meditamos eleva considerablemente los niveles de atención. No sólo mejora la memoria, la visualización y la intuición. También es esencial para el desarrollo de la imaginación.

De esta forma, aprovechamos todo el potencial del subconsciente que normalmente se pierde. Es decir, que vamos a usar los dos hemisferios de nuestro cerebro.

La mejor música para memorizar

Escuchar música relajante nos ayuda a encontrar el estado mental adecuado para nuestro aprendizaje. Obviamente, no todos los géneros musicales contribuyen a ello, así que deberás utilizar alguna que te ayude a mantener un entorno tranquilo y relajado.

El rock y el heavy metal te harán sentir otras muchas sensaciones pero, desde luego, no son los mejores estilos para concentrarte. Por el contrario, la música chill out y new age es estupenda para concentrarte y motivar tu mente. También la música clásica mejora el rendimiento mental (hay quien lo llama ‘efecto Mozart’). Y nuestros favoritos son los sonidos de la naturaleza.

Eso sí, es importante no abusar de este tipo de música y utilizarla únicamente en las ocasiones en las que lo necesites porque tu mente puede acostumbrarse demasiado a ella y que el efecto sea justo el contrario al que buscas.

2 Comentarios

Dejar respuesta