Hace no mucho se hicieron virales las imágenes de una señora con alzheimer a la que la música la hacía volver a bailar en su silla de ruedas. Ya sabíamos que amansa a las fieras, pero los descubrimientos que están haciéndose con respecto a los efectos de la melodía en nuestras neuronas son altamente esperanzadores. La música nos teletransporta a los mejores momentos de nuestra vida. Puede que no recordemos rostros o situaciones, nombres o determinadas sensaciones, pero es escuchar un ritmo familiar y podemos viajar en el tiempo sin esfuerzo. Por eso hoy, en Música Instantánea, hemos decidido regalaros un viaje sin igual. Dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor, y esta música de programas de televisión es un vivo ejemplo de ello. Sujetaos, ¡que comenzamos!

El Juego de la Oca

Había que empezar este listado de algún modo, y aunque puede que El Juego de la Oca no sea el más mítico de todos… poco le falta. Comandado por el inolvidable Emilio Aragón, que ahora está a otras cosas, este concurso puede presumir de tener una de la música de programas de televisión más pegadizas de todas. Imposible olvidar los ataque de risa (y el culetazo) de Lydia Bosch, a Calzoncillo-Man bajando de las alturas o cualquiera de sus pruebas, a cual más simpática. Una de esas maravillas que nos encantaría volver a disfrutar a día de hoy, ¡menos talents y realities y más entretenimiento del de antes!

Grand Prix del verano

‘¡Ya está aquí, va a empezar, looooo que más te gusta a ti!’, decía la música de programas de televisión de uno de los programas más aclamados de la época veraniega. Todos los años se especula con el regreso de El Grand Prix del Verano de Ramón García: que si vaquillas sí, que si vaquillas no… pero nunca terminan de darnos el gusto. En este concurso, los habitantes de dos pueblos diferentes se enfrentaban para llevarse la gloria y, de paso, algo de dinerito para el municipio. Cómo olvidar las rondas de la patata caliente, o los bolos a ciegas con los que tanto pudimos reírnos. Un Change.org ya para que vuelva aunque sea vía Youtube. ¡Pero ya!

Qué Apostamos

No se puede hablar de un programa de Ramón García sin que surja automáticamente este otro. El ¡Qué Apostamos! de TVE amenizó nuestras noches durante no pocas temporadas, ¡la verdad es que la cosa tenía su aquel! El programa nos presentaba retos absolutamente imposibles que al final no lo eran tanto. Desde desafíos curiosos hasta auténticos despliegues de habilidad y precisión que bien hubiesen merecido entrar en el libro Guiness. Ana Obregón era la fiel compañera de ‘Ramonchu’, y los dos formaron una pareja de quitarse el sombrero. Por supuesto, el programa está aquí porque tenía una de la música de programas de televisión más pegadizas de la década de los 90. ¡Qué momentazos vivimos al son de esta melodía!

El Precio Justo

Aunque vivió una segunda etapa en manos de Carlos Lozano, el mítico El Precio Justo, el de Joaquín Prat padre, fue absolutamente inigualable. Él fue, probablemente, el único presentador de concursos de la televisión española que se le ha acercado algo a los americanos, ¡verle como pez en el agua en pantalla era una auténtica delicia! Era empezar la musiquita del principio y ya sabíamos que se avecinaba un rato de lo más agradable. ¿El objetivo del programa? Fácil, había que adivinar el precio justo, o el más cercano sin pasarse, para ir haciéndose con los distintos escaparates que el programa iba ofreciendo. Un reto que, a modo de homenaje, ha recuperado El Hormiguero de Pablo Motos de vez en cuándo, pero que no se acerca ni por asomo al original (tampoco lo pretende, ojo).

Un, Dos, Tres…

Si hay un programa realmente mítico en la televisión española, ese es sin duda alguna, el Un, Dos, Tres… de Chicho Ibáñez Serrador. Vivió varias etapas, lo que hizo que pudiésemos disfrutarlo tanto en los 80 como en los 90… e incluso más adelante, en un último intento conducido por Luis Larrodera. En este concurso había varias etapas: preguntas y respuestas “por 25 pesetas”, eliminatoria, fase de consolación, subasta… Y todo salpicado por un amplio número de artistas y figurantes que iban llevando el hilo conductor. De esos formatos que llegaron en el momento justo, cuando la sociedad española más lo necesitaba, y que es mejor recordar con cariño que intentar volver a revivir. ¡Grande, Ruperta!

personalizado

La Bola de Cristal

En una selección de música de programas de televisión no podía faltar La Bola de Cristal, ¡por favor! Este particular programa infantil de TVE llegó a nuestras pantallas allá por 1984 y marcó de por vida a toda una generación. El programa triunfó porque dejó de tratar a los niños como tales, cambiando la perspectiva para que se sintiesen adultos. El hecho de contar con nombres como Alaska o Javier Gurruchaga, de La Orquesta Mondragón, así lo demuestra. Un auténtico referente para aquellos que andan en la cuarentena, ¡y una forma de ver la infancia que les haría mucho bien a los niños de hoy en día!

Sorpresa, ¡sorpresa!

La llegada de este programa a la parrilla de Antena 3 supuso una auténtica revolución para la época. ¿Un programa de televisión que se dedicaba a cumplir los sueños de su audiencia en vivo y en directo? No importaba que estuviesen en el plató o en sus casas, la magia de Isabel Gemio en Sorpresa, ¡sorpresa! parecía no tener fronteras, y qué gozada mientras duró todo aquello. “Acompáñame, te sorprenderás. Una noche con tantas sorpresas que no olvidarás jamás. Acompáñame, una noche más, que sorpresas, sorpresas, sorpresas, sorpresas te llevarás”. Probablemente, la música de programas de televisión que recordamos con más cariño por todos los sentimientos que se nos vienen al corazón solo al recordar la letra.

Lo que Necesitas es Amor

Isabel Gemio inició también esta especie de Tinder de mediados de los 90, y más tarde la sucedió el ya fallecido Jesús Puente, que obtuvo aún más éxito si cave. El programa, con una música de lo más simple y pegadiza, se dedicaba a formar parejas de personas anónimas y a intentar darles una segunda oportunidad a otras. Sin duda alguna, un objetivo de lo más peculiar en una época en la que aún éramos muy celosos de nuestra intimidad. ¿Triunfaría ahora algo así? Habría que verlo… ¡la juventud de ahora es más de Mujeres y Hombres y Viceversa!

Furor

¿Ver a famosos haciendo el ganso como si estuviesen en un karaoke de barrio? La verdad, Furor partía de una premisa de lo más normalita, pero qué noches de fin de semana pasamos viendo cómo los rostros más conocidos de la tele no tenían ningún problema en quedar en evidencia. El plató se dividía en dos equipos: el de los chicos y el de las chicas, y cada uno de ellos tenía un pompón diferente en sus micrófonos. De este modo, sabían cuándo les tocaba cantar a todos a la vez o a uno de ellos en particular. El maestro de ceremonias era un Alonso Caparrós que era el encargado de repartir los minipuntos y los puntos a su antojo. Y qué casualidad, ¡estos casi siempre caían hacia el grupo femenino!

Noche de Fiesta

Con el programa de variedades de José Luis Moreno pasaba como ahora con Sálvame: nadie quería confesar que lo veía, ¡pero ahí estuvo años y años! Presentado, entre otras, por Juncal Rivero y María José Suárez, nos amenizó las noches de los sábados gracias a sus actuaciones musicales, sus sketches teatrales y la vis cómica de sus  presentadores. Puede que esta música de programas de televisión nos suene un poco menos, pero solo por la de horas que le dedicamos… ¡se merecía estar aquí!

Lluvia de Estrellas

Si pones a un músico al frente de un programa de música y no lo destacas entre la mejor música de programas de televisión española… mal vas. Por eso tenía que estar Bertín Osborne, y qué mejor que traerle hasta aquí con uno de sus formatos más inolvidables: Lluvia de Estrellas, que en su versión infantil se llamó Menudas Estrellas. La dinámica era la misma que la de Tu Cara Me Suena: conocíamos a una persona, en este caso anónima, y luego la veíamos imitando a su artista favorito caracterizado como él. Claro, en aquella época todos los famosos tenían pedigrí, era impensable verles haciendo algo así. Sin embargo, ahora la tele se ha democratizado bastante, y entre programas como el que presenta Manel Fuentes o el Mask Singer de Arturo Valls… ¡la cosa ha cambiado bastante!

Música Sí

Antiguamente no existía VEVO, así que la única forma de ver a nuestros artistas favoritos era poner el Música Sí de TVE los sábados por la mañana y alucinar en colores. ¿Cuántas veces habremos deseado estar en ese maravilloso plató viendo a lo más granado del panorama musical? “Sí, sí, sí, Música Sí”. Cierto, no se comieron mucho el tarro con la sintonía, ¡pero es que tenía que estar!

A las 8 con Raffaella

Los jóvenes de ahora, y los no tan jóvenes, creemos que lo de las llamadas en directo para regalar dinero se lo ha inventado Pablo Motos, ¡y de eso nada! A principio de los 90 la frase de moda no era “La Tarjeta de El Hormiguero”, sino “¡Hola, Raffaella!”. Y es que, si Raffaella Carrá elegía tu teléfono para llamarte desde su A las 8 con Raffaella, más te valía responder así si querías llevarte algo de parné. La diva italiana tuvo a bien regalarnos a los españoles unos cuantos años de buen entretenimiento televisivo, y agradecidos estamos. Que sepamos, a sus cerca de 80 años siguen en activo en su país de origen con un programa similar al Mi Casa es la Tuya de Bertín Osborne, ¡brava!

Waku Waku

Todos recordamos a Nuria Roca al frente de este formato con una música de programas de televisión tan pegadiza, pero… ¿sabemos que esa fue la tercera etapa del programa? La dos primeras fueron presentadas por Consuelo Berlanga, y por allí pasó lo más granado del famoseo patrio. Ideado por el inmortal Chicho Ibáñez Serrador, en Waku Waku todo giraba en torno al mundo animal, ¡y vaya ratos agradables pasamos con él en pantalla!

Telecupón

¿Hay algo o alguien que haya sido más Marca España que Carmen Sevilla? La grandísima actriz consiguió, ella solita, convertir un espacio de servicio como el Telecupón en una cita televisiva indispensable en nuestra agenda diaria. ¡La de carreras que dimos en su día para llegar a tiempo a casa para verlo desde el comienzo! Bueno, ella, el personajillo Hugo, Andoni Ferreño… De esa música de programas de televisión que hace que se nos alegre hasta el ombliguillo y que tiene la culpa de que muchos de nosotros sigamos jugando ‘el cupón de los ciegos’ muchísimos años después, ¡otros tiempos!

Cine de Barrio

Debe estar a la altura de Saber y Ganar en cuestiones de longevidad, aunque en este caso ha cambiado de presentadores (y pianistas) en varias ocasiones. La cita semanal de Televisión Española con el cine español estuvo capitaneada durante muchos años por José Manuel Parada y el polémico Pablo Sebastian. Tras aquello llegaron Carmen Sevilla, Concha Velasco, Alaska… ¡y lo que queda! Eso sí, la sintonía siempre ha sido la misma, y aunque suene algo añeja, que no nos la cambien nunca.

Caiga Quien Caiga

Otro de esos programas que tuvieron varios intentos posteriores, pero cuya versión original ha sido, es y siempre será inigualable. ¿Por el Gran Wyoming? ¿Por Pablo Carbonell? ¿Por las lecciones de ética periodística de Juanjo de la Iglesia? En realidad, sí y no. Está claro que los miembros del primer CQC consiguieron una complicidad y un tono que sus sucesores no supieron replicar, pero todo no fue culpa de ellos. Digamos que, simplemente, el momento de nuestro país en el que llegó el primer equipo no era el mismo que el de los que llegaron después, y eso se notó. Muy poca vergüenza y muchas ganas de divertirse y de hacerlo bien. Lo hicieron… y lo consiguieron.

Uno Para Todas

Uno de esos programas de televisión imposibles de hacer hoy en día, pero que con la mentalidad de 1995 fue un auténtico bombazo. Conducido por el actor Goyo González, 12 chicos tenían que partirse la cara (algunos, casi de forma literal) para hacerse con el título de ‘Chico del Verano’. ¿Y quién decidía el ganador? Pues ni más ni menos que 200 mujeres presentes en el inmenso plató… ¡y unas ‘chicas Glu-Glu’ que eran las encargadas de abofetearles, besarles y lanzarles a la piscina! De los momentos más míticos, aquel en el que tenían que imitar las poses de Héctor, un culturista que no les dejaba en muy buen lugar. Y además… Uno Para Todas tenía una música de programas de televisión de lo más pegadiza!

Humor Amarillo

Nos encanta traeros a la memoria este tipo de programas porque, aunque han tenido versiones recientes, lo más probable es que ni siquiera sospechéis que ya se disfrutaron antes en nuestro país. Concretamente, si hablamos de Humor Amarillo, a principios de la década de los 90 ya nos reuníamos frente a la tele los fines de semana para partirnos de la risa con las peripecias de estos asiáticos que parecían de goma. Eso sí, os dejamos la música de programas de televisión más reciente, la de hace unos años, que la verdad es que está más currada, ¡y es la más reconocible para las nuevas generaciones!

La Ruleta de la Fortuna

Jorge Fernández lleva bastantes años al frente del exitoso La Ruleta de la Suerte de Antena 3. De hecho, fijaos si esta nueva versión ha tenido éxito, que hasta ha podido con Los Simpsons, ¡que se dice pronto! Eso sí, mucho antes, allá por mediados de los 90, nombres como Andoni Ferreño o Carlos Lozano ya estuvieron al frente del formato original, un La Ruleta de la Fortuna que ya estaba bien engrasada por aquel entonces, ¡y cuya música de programas de televisión es de las más recordadas por los televidentes!

No Te Rías Que Es Peor…

Los años 90 llegaron cargados de risas, entre otros, gracias al mítico No Te Rías, Que Es Peor. En él, cómicos contrastados y otros con grandes aspiraciones tenían que conseguir hacer reír a los concursantes con sus chistes, y entre ellos se encontraban nombres de lo más ilustres:

  • El Señor Barragán
  • Pedro Reyes
  • Paco Aguilar
  • Marianico el Corto
  • Paz Padilla

Fue presentado por nombres tan populares como Jordi Estadella, Ramón García o Miriam Díaz-Aroca, y con él vivimos algunas de las sobremesas más maravillosas que recordamos. Además, su música de programas de televisión prometía desde el mismo inicio, ¡así era imposible resistirse a la carcajada!

Aquí Hay Tomate

Podía gustar más o podía gustar menos, pero hay algo absolutamente innegable. Aquí Hay Tomate, programa presentado por Jorge Javier Vázquez y Carmen Alcaide, marcó un antes y un después en el mundo del corazoneo. Duró unos añitos y, aunque no terminó de la mejor manera, encumbró a un Jorge Javier que a día de hoy es el principal buque insignia de Telecinco. Además, su sintonía, aunque no era original, es de las más recordadas por todos aquellos y aquellas que gustan del arte del radiopatio. Ahí había tomate, por supuestísimo que sí, ¡y del bueno!

El Diario de Patricia

Años después de su fin, todavía no sabemos qué es lo que pasó para que Antena 3 decidiese prescindir de los servicios de Patricia Gaztañaga. Ella solita llenaba las tardes de su cadena con las historias de El Diario de Patricia. Algunas emocionantes, la mayoría inverosímiles, pero oye… no éramos capaces de hacer zapping, ¡esta mujer nos tenía atrapados! Por cierto, no importa cuántos años pasen, su música de programas de televisión sigue siendo tan reconocible como entonces.

Allá Tú

‘Euros, euros, dubidú… ¡si no los quieres, allá tú!’. Así empezaba uno de los concursos más simples y a la vez más queridos de nuestras televisión. En él , conducido por Jesús Vázquez, un buen número de desconocidos coincidían en plató con una caja ante sí. ¿El objetivo? Uno de ellos, el concursante principal, debía ir decidiendo si cambiaba o no la suya con la de ellos e ir abriéndolas poco a poco hasta quedarse solo con una. ¿Lo mejor? Que nadie sabía lo que había dentro de cada caja, ¡todo era pura especulación! Es otro de esos formatos con música de programas de televisión pegadiza que siempre amenaza con volver, ¡no nos extrañaría nada verlo pronto de nuevo en nuestras pantallas!

Inocente, Inocente

Encaramos la recta final de nuestro listado de música de los programas más míticos de la televisión española con uno que no ha llegado a irse nunca. Cierto, solo lo vemos una vez al año, pero su sintonía es tan característica, y su objetivo tiene tan buena intención, que hay que verlo sí o sí. Hablamos de Inocente, Inocente, la gala anual que busca recaudar fondos para buenas acciones. Una de las músicas de programas de televisión más reconocibles de la pequeña pantalla, ¡da gusto ver que los rostros conocidos siguen implicándose en iniciativas tan altruistas como esta!

Operación Triunfo

El hecho de que siga en pantalla (bueno, más o menos) no convierte a Operación Triunfo en menos mítico. Llegó a nuestras vidas cuando aún nos quedaba algo de inocencia y, aunque durante algún tiempo perdió su esencia, parece que su regreso a TVE le ha sentado bastante bien a este talent musical. La edición de Rosa de España, David Bisbal, Chenoa y compañía, presentado por Carlos Lozano, nos marcó para siempre. Por fortuna, la música original ha cambiado muy poquito desde el principio, por lo que cada vez que hay programa recordamos un poco todo aquel torrente de sensaciones. ¿La música de programas de televisión que más nos remueve de todas? Habrá a quien sí le pase, ¡desde luego, está en nuestro top 5!

Gran Hermano

Y cerramos nuestro post de hoy con la mejor música de programas de televisión española de la historia con una sintonía que conseguía ponernos de los nervios cada año. En plena vorágine por el caso Carlota y con todas las versiones de Gran Hermano congeladas, hemos querido recordar las primeras veces que escuchamos su sintonía. Fue allá por la primavera del año 2000 y, aunque os pudo gustar más u os pudo gustar menos, negar la evidencia de que el reality más longevo de nuestra televisión cambió las reglas del juego para siempre sería un error. Sí, a nosotros también nos gustaba más la caja tonta ‘de antes’, pero la música de programas de televisión de Gran Hermano es historia viva.

Esperamos que os haya gustado este repaso por las sintonías de los programas de televisión de ayer y de hoy. ¡Contadnos en los comentarios cuáles más incluiríais!

Dejar respuesta