Pablo Alborán está a punto de sacar su quinto disco de estudio y, después de diez años sobre los escenarios, es buen momento para recordar cómo se convirtió en uno de los grandes fenómenos de la música española.

Un pasado flamenco

Antes de conocer al artista que hoy conocemos, Pablo Alborán era conocido como El Blanco Moreno. Lo bautizaron así porque actuaba en un restaurante de su tierra acompañando a una familia flamenca. Era sólo un niño entonces.

Con 14 años ya era un visionario y se dio cuenta de que tenía a mano un instrumento con mucho poder para llegar a mucha gente: internet.

Empezó a subir vídeos suyos cantando a MySpace (depende de lo mayor que seas, esto te puede parecer una reliquia) y empezó a despegar en solitario. De ahí dio el salto a YouTube.

Un fenómeno nacido en YouTube

Qué lejano queda ahora el año 2010. Una década ha pasado desde que escuchamos por primera vez la voz aterciopelada de Pablo Alborán irrumpiendo en el panorama musical español con cara de no haber roto un plato y atractivo de sobra para seducir a miles de adolescentes.

Tenía entonces 21 años y demostró que se podía llegar muy lejos si se sabía llegar al público. Y él encontró el suyo a través de YouTube, donde compartió su primer gran éxito, Solamente tú, y consiguió que desde una plataforma de vídeos en internet comenzara una carrera musical apoteósica.

personalizado

El 1 de febrero de 2011, sólo unos meses después de su boom en la red, salió a la venta su primer disco, que llevaba por título su propio nombre. La discográfica EMI Music confió en aquel joven tímido de la guitarra y la apuesta le salió redonda.

Pablo Alborán es el artista que más copias de sus trabajos ha vendido en los últimos diez años en España y eso que en mitad de su apogeo se tomó un tiempo de descanso.

Un parón para asimilar el éxito

En 2015, después de una gira triunfal de nueve meses que le llevó por más de una veintena de países, el malagueño sorprendió con un anuncio inesperado: se tomaba un tiempo sabático.

Tras cuatro años sin parar, tal y como luego ha reconocido en entrevistas posteriores, “necesitaba desconectar”.

Se retiró de los escenarios durante dos años, uno más de lo previsto inicialmente, y en su Málaga natal, arropado por su familia, se dedicó a dejar salir las palabras que ya no fluían con tanto trajín de viajes y hoteles.

Regreso en plena forma

En 2017 volvió a escena con el que era su cuarto disco, un álbum con nuevos ritmos que creó una gran expectación entre sus fans. Sus seguidores respondieron con una muy buena acogida, como si no hubiera pasado el tiempo. Al revés, había ganas por escucharlo de nuevo y no defraudó.

Cinco discos triunfales

Cada uno de sus cinco discos de estudio contiene muchas historias detrás. Tantas que casi se disputa el título con Álex Ubago como el cantante español más melancólico, con permiso incluso de Conchita. Pero vamos a detenernos en las canciones más simbólicas de cada disco. Porque, no nos engañemos, siempre hay un tema en cada álbum que triunfa por encima del resto.

2011: Pablo Alborán

El primer disco de Pablo Alborán, titulado con su nombre artístico (en realidad su nombre real completo es Pablo Moreno de Alborán Ferrándiz) no se entendería sin el single que lo lanzó a la fama: Solamente tú.

La canción consiguió, unos meses antes de que se lanzara el álbum completo, un doble disco de platino, situándose como el sencillo número uno de la lista de ventas en nuestro país.

El disco consiguió en nueve meses un séxtuple disco de platino y una nominación a los Grammy Latino.

2012: Tanto

Tanto, la canción que da nombre a su segundo disco, consolidó el éxito de Pablo Alborán sólo un año después de su primer trabajo musical.

El estribillo de esta canción volvía a convertirse en casi un himno entre su legión de fans y en la primera semana de lanzamiento del álbum ya escaló hasta el número uno en la lista de los más vendidos en España, logrando como si nada tres discos de platino en esos primeros días en el mercado. Pero llegó a recibir hasta diez discos de platino este disco.

2014: Terral

Algo más reposado (tampoco mucho) fue su tercer disco, Terral, que salió dos años después que el anterior, esta vez producido por Warner Music.

El primer single fue Por fin, una canción que no estaba compuesta por él, sino por John William Hartfiel.

Pero el tema que más sonó en las radiofórmulas españolas fue Recuérdame, del que incluso se hizo una nueva versión al poco tiempo. Su videoclip fue rodado nada menos que en el County Museum of Art (LACMA) de Los Ángeles.

2017: Prometo

Llegó el silencio de dos años (tres desde el disco anterior) y Prometo fue recibido como agua de mayo entre sus seguidores. En lugar de con un solo single, el álbum fue presentado con dos canciones a la vez: Saturno y No vaya a ser.

Y en este álbum es mucho más complicado elegir una sola canción que esté por encima del resto. Pablo Alborán se soltó la melena y probó cosas nuevas más allá de las baladas, aunque en ese estilo está creada la canción que da título al disco. Y, sin embargo, pese a ser el más variado, este álbum se considera como el más flojo entre algunos críticos. Y eso que hay otros temas como Tu refugio que también tuvieron mucha repercusión.

2020: Vértigo

Y tres años más han pasado hasta que el malagueño ha puesto fecha de lanzamiento a su quinto disco de estudio, Vértigo.

Si hubieras querido fue el single con el que presentó este esperadísimo trabajo, que sale a la venta el 6 de noviembre de 2020.

Colaboraciones

A lo largo de esta década de éxitos, Pablo Alborán se ha hecho acompañar en innumerables ocasiones de otros artistas de talla internacional, con los que ha compartido triunfos musicales. Aquí tienes algunos ejemplos:

  • Diana Navarro: Su paisana amadrinó su primer álbum y juntos cantaron Solamente tú, la canción con la que se hizo famoso.

  • Estrella Morente: También en su primer disco, la cantaora granadina le acompañó en el tema Desencuentro.

  • Alejandro Sanz: En la edición deluxe de Prometo, este dúo puede escucharse en el tema Boca de hule.

  • Ava Max: Un año antes de lanzar su quinto álbum, el malagueño publicó Tabú, una canción interpretada junto a esta artista estadounidense que sorprendió por su ritmo tan alejado de la balada, su zona de confort.

  • Pablo López: Un tributo a Sabina sirvió para escuchar a los dos Pablos, dos de los artistas españoles de mayor éxito de nuestro país. Sus Peces de Ciudad suenan así:

Dejar respuesta