Isabel Pantoja, de familia flamenca y cuna trianera, no podía ser otra cosa que artista y, aunque la prensa del corazón parece ser su hábitat natural en estos tiempos, lo cierto es que donde se mueve como pez en el agua es sobre el escenario y que es una de las tonadilleras más importantes de la música española. La viuda de Paquirri lo tiene muy presente en sus letras. De hecho, el primer disco que sacó al mercado tras su cogida en la plaza vendió más de un millón de copias y sus letras estaban dedicadas por completo a él. Repasamos sus mejores canciones y la influencia del torero en su éxito musical.

Hoy quiero confesarme

Año 1985. Isabel Pantoja publica uno de sus discos más emblemáticos, Marinero de Luces. En él cuenta con la colaboración de uno de sus compositores fetiche: José Luis Perales, que incluye algunas de las que son las canciones más icónicas de la tonadillera. Hoy quiero confesarme es uno de esos temas que reflejan el estado de ánimo por el que estaba pasando la artista, que había perdido a su marido, Paquirri, unos meses antes. En esta canción ya lanzaba un mensaje a sus críticos y, como el propio autor de las canciones ha desvelado, las letras están cargadas de confesiones de la cantante andaluza.

Así fue

Otro de los artistas que compusieron en más de una ocasión para Isabel Pantoja fue su gran amigo Juan Gabriel. Así fue es uno de esos temas escritos y producidos por el artista mexicano. Se incluyó en el disco Desde Andalucía, publicado por la cantante en 1988. El éxito de esta canción hizo que después se lanzaran diferentes versiones del tema, incluida la del propio Juan Gabriel, que arrasó con ella en Estados Unidos una década después. Habla desde el punto de vista de una mujer que le dice a una ex pareja que lo suyo se acabó, que ella ya ha rehecho su vida con otra persona.

Marinero de luces

Marinero de luces es el tema que dio nombre al disco que Isabel Pantoja publicó apenas unos meses después de la muerte del torero. Esta canción está dedicada directamente al que fue su gran amor. Todos los oídos estaban puestos en las letras de estas canciones y esta copla expresa cómo se sintió la tonadillera al ver partir para siempre a su esposo. Es una metáfora de su tristeza y el mismo título ya nos indica que se refiere al torero, por aquello del traje de luces, contado con la sensibilidad que caracteriza a su compositor, José Luis Perales.

Se me enamora el alma

Unos años después, en 1989, Isabel Pantoja volvió a contar con José Luis Perales para componer las canciones de su disco. Se me enamora el alma, que también dio nombre al álbum, nos mostraba un estado de ánimo diferente al de sus trabajos anteriores. La tonadillera se mostraba con una actitud más optimista, cantando de nuevo al amor y con un ritmo más moderno y pegadizo.

Era mi vida él

Era mi vida él es otra de las canciones de su desgarrador disco de 1985, en el que todos los temas están dedicados a su marido y padre de su hijo Francisco. En esta canción lamenta la ausencia de su gran amor, víctima de una cornada durante una corrida de toros en la localidad cordobesa de Pozoblanco. Es una balada romántica con un gran significado.

personalizado

Veneno

Alejandro Vezzani compuso Veneno, otras de las canciones más importantes en la trayectoria artística de Isabel Pantoja. Su ritmo pegadizo y la potencia de voz de la cantante la han convertido también en uno de los temas mejor valorados por su público. Habla de un amor, de una pasión que hace perder la cabeza y se publicó ya en 1998, dentro de un álbum muy personal para la artista, el que lleva como título su propio nombre. ¡Y eso que todavía no había conocido a Julián Muñoz!

Donde el corazón me lleve

En el año 2002 salió al mercado su disco Donde el corazón me lleve, que llevaba el título de su primer sencillo. Volvió a ser un éxito de ventas y volvía a incluir en su letra un recuerdo a Paquirri, del que decía que era la causa de todo, su presente y su pasado. Y eso que en ese momento era pareja de Diego Gómez. Acostumbrada a ser el centro de atención de la prensa del corazón, quizá no imaginaba que sólo un año después se cruzaría en su vida Julián Muñoz, alcalde de Marbella.

Mi pequeño del alma

Quién le iba a decir a Isabel Pantoja que una de sus canciones más famosas tendría tantas aristas de controversia al cabo de los años. Su hijo Francisco era todo para ella, fruto de su relación con Paquirri. A él dedicó la canción Mi pequeño del alma y a nadie se le olvida que sacó al niño al escenario a cantar este tema que tenía tanto significado para ambos. Pero, como dice el refrán, cría cuervos… ¿Le dedicaría hoy en día una canción así?

Caballo de rejoneo

Su relación con Paquirri la vinculó para siempre al mundo del toreo y su Caballo de rejoneo es otra de las canciones que más alegrías le han traído a la artista. De nuevo identificamos la copla en sus ritmos (en este caso, un pasodoble) y es gracias a Manuel Alejandro, compositor del tema. Forma parte del disco De nadie, publicado en 1993.

Francisco alegre

Francisco alegre no es una canción que perteneciera en su origen a Isabel Pantoja, pero el hecho de que su marido fuera torero y se llamara Francisco Rivera era motivo suficiente para que la tonadillera sevillana versionara esta canción, un pasodoble que en 1945 hizo famoso la cantante de copla Juanita Reina. Su compositor fue Manuel López-Quiroga Miquel. La Pantoja se atrevió a cantarlo por primera vez en 1996, más de una década después de la muerte de su marido en la plaza.

Dejar respuesta