El reclamo de un protagonista con gran tirón entre el público juvenil (Carlos Cuevas, conocido por su papel en Merlí) prometía ser una fórmula de éxito para Atresmedia cuando estrenó 45 revoluciones, pero la serie se terminó convirtiendo en un gran fracaso para el grupo audiovisual.

El público no respondió según lo deseado y acabó siendo la ficción menos vista en la historia de las televisiones privadas españolas, perdiendo audiencia estrepitosamente capítulo a capítulo. La apuesta de Atresmedia por esta serie era ambiciosa. Tanto que, pese a los datos de share, decidió emitir íntegramente los trece capítulos de los que constaba su primera y -de momento- única temporada.

Netflix, quizás por el éxito de otros fenómenos españoles de producción propia en la plataforma, como Élite o Las chicas del cable, decidió darle una oportunidad a este drama musical que tanto desafinó en Antena 3 para ver si conseguía un ‘fenómeno fan’ parecido al que logró con La casa de papel, de la cual en su día también compró los derechos a Atresmedia.

Después de un año en el catálogo de la plataforma en streaming no parece que la serie se haya entonado y eso que se llegó a hablar de que Antena 3 grabaría una segunda temporada si en Netflix conseguía dar la campanada.

Tampoco ahora ha tenido una gran repercusión entre el público y eso que a la historia se sumaba el aliciente de la música.

Siguiendo la línea de esas series de estética ‘vintage’, 45 revoluciones, ambientada en los años sesenta, cuenta la historia de un productor musical, Guillermo Rojas, que descubre a una estrella en ciernes, Robert Aguirre, y crea junto a su secretaria Maribel Campoy un sello discográfico de rock and roll con intención de explotar a la gallina de los huevos de oro.

personalizado

Música adaptada para la serie

Pese a que la historia no enganchó a la audiencia, desde el punto de vista musical se cuidaron mucho los detalles, creando incluso algunos temas exclusivamente para que los cantara su protagonista, versionando grandes éxitos actuales hasta darles el toque sesentero de la época en la que se desarrolla la historia.

Hemos visto algo similar en otras ocasiones en series españolas en las que, al basarse en una temática musical, los creadores se veían obligados a generar canciones que pudieran ser interpretadas en la serie. Pignoise puso la banda sonora a Los hombres de Paco, Santa Justa Klan nació de Los Serrano y hasta UPA Dance ‘bailó’ primero en Un paso adelante.

A lo largo de esos trece capítulos de 45 revoluciones la música se convierte en un hilo conductor esencial, algunas veces con canciones inéditas y, otras, con adaptaciones que hacen que no sea fácil identificarlas con el tema original.

Las mejores adaptaciones musicales de 45 revoluciones

La banda sonora de 45 revoluciones incluye, en su mayoría, versiones musicales muy curiosas. Aquí te hablamos de algunas de ellas:

  • Let Her Go fue todo un éxito en 2012 de la mano de Passenger. En España llegó a ser utilizada en una campaña publicitaria de Adeslas y, a nivel internacional, fue la firma Dior quien la usó como reclamo en un vídeo protagonizado por Robert Pattinson. En la serie, esa música dulce se torna en una canción pop muy rítmica.

  • The Killers triunfó en 2008 con su tercer álbum, Day & Age, en el que se encontraban hits como Human, una canción con mucha historia pero con una letra incomprendida por los críticos musicales que en 45 revoluciones sirvió como excusa para una de las escenas más icónicas de la historia amorosa de dos de los protagonistas, que cantan juntos una balada prácticamente irreconocible.

  • El Bad Romance de Lady Gaga es uno de los grandes himnos de la historia del pop y en la serie mantiene el rollo cañero pero ni punto de comparación con la canción original. Suena como esos vinilos que ahora desempolvamos pero que de niños veíamos en el trastero como un inexplicable tesoro de nuestros padres. Es original, todo hay que reconocerlo…

  • Nadie como Amy Winehouse para dar a Back to Black la potencia que requiere un tema así. En este caso, aunque el ritmo es parecido, los matices de los arreglos instrumentales convierten a este éxito en una canción totalmente reformada en la voz de Carlos Cuevas.

  • Hey, Soul Sister fue la banda sonora en España del verano de 2010 -con permiso del Waka Waka- gracias al anuncio de Estrella Damm. La canción de la banda estadounidense Train se reconvierte en la serie con algo más de calma y un estilo musical más aproximado al pop de los sesenta que al actual, claro.

  • The Olympics hicieron famosa Hully Gully en 1959 y a lo largo de la década de los sesenta fue versionada por Tony Ronald o Los Mustang, entre otros muchos. En la serie, este twist se puede escuchar en español, en un contexto muy indicado a la época en la que se desarrolla la historia.

  • Intentando no hacerte spoilers, en el capítulo número trece de la serie, el último de la temporada, el protagonista deja un regalo musical. La canción de Robert es Lucha de gigantes y su versión es muy parecida a la que Antonio Vega compuso para Nacha Pop en 1997 y que no hace tanto han versionado Celtas Cortos o Zahara y Love of Lesbian.

45 revoluciones, que está basada en hechos reales, también versiona otros grandes éxitos de R.E.M., por ejemplo, e incluye alguna que otra versión original (aunque menos) porque su intención era hacer reconocibles canciones actuales en el contexto de los años sesenta. La idea parecía brillante, pero la respuesta de los telespectadores no fue la esperada.

En cualquier caso, y pese a que la audiencia parece haberle dado la espalda, lo cierto es que sí está muy lograda esa sensación de ritmo en la trama gracias a la música y sólo por eso ya debe despertarnos algo de curiosidad. Eso y escuchar temas de ahora con un ritmo sesentero.

Dejar respuesta