Sus compañeros de la primera edición de Operación Triunfo no se lo podían creer cuando se enteraron por redes sociales -como su familia, por la falta de tacto de a quien corresponda darse por aludido- de la muerte de Álex Casademunt, víctima de un accidente de tráfico al chocar el coche que conducía contra un autobús de línea en Mataró. La trágica noticia sobresaltaba en la madrugada  del 3 de marzo de 2021 a familiares, amigos y a toda una generación que veinte años atrás conoció al rubio gamberro de ojos azules que rompía corazones en aquella academia de música y que ahora deja muchos corazones helados al marcharse muy pronto, con sólo 39 años, y dejando a una niña muy pequeña por el camino.

Sin duda dejó huella entre quienes le conocían y sin duda dejó recuerdos imborrables entre quienes siguieron sus pasos desde que debutó en OT. Su música quedará para siempre y, desde este blog, homenajeamos su memoria con el repaso de sus mejores actuaciones.

Dos hombres y un destino

Es la canción más conocida del artista nacido en Vilassar de Mar (Barcelona). Quién le iba a decir que cuando dejó su trabajo como técnico de electrodomésticos con sólo 20 años iba a terminar cosechando semejante éxito sobre el escenario. Lo hizo ‘luchando’ con David Bustamante por el amor de una mujer, pero micrófono en mano. Sólo un mes antes de su muerte, el de San Vicente de la Barquera publicó una nueva versión en solitario del tema, que estará incluida en su siguiente disco, y eso no sentó muy bien a Álex Casademunt, que dejó constancia en redes sociales de que nadie le había dicho que esa canción que tantas alegrías les dio a ambos en 2002 fuera ahora a sonar sin su voz.

Te quiero más

Al salir de Operación Triunfo, la mayoría de los concursantes de aquella primera edición se lanzaron al mercado musical en solitario, pero Álex Casademunt lo hizo junto a otros tres compañeros: Geno Machado, Javián Antón y Mireia Montávez. Con ellos formó el grupo Fórmula Abierta y publicó el álbum Aún hay más, con canciones frescas como Te quiero más, la que aquel verano de 2002 les mantuvo a los cuatro en la cresta de la ola. Se erigió como la canción del verano y fue incluso utilizada para un anuncio de patatas fritas. El catalán fue, sin embargo, el primero en abandonar el barco para buscar su hueco en la música en solitario y ya en el segundo disco su lugar lo ocupó Miguel Ángel Silva, concursante de la segunda hornada de triunfitos. Álex volvió a juntarse con sus compañeros en 2016 para unos conciertos puntuales y un año después quisieron relanzar el grupo pero Mireia se acabó haciendo a un lado. Aun así, este intento de regreso se quedó en la publicación de un par de sencillos: Sin conexión (2018) y Si tú vuelves (2019).

Te extraño, te olvido, te amo

En la cuarta gala de la primera edición de Operación Triunfo, Álex Casademunt protagonizó una de sus mejores actuaciones del concurso. Lo hizo junto a Natalia Rodríguez, una de las primeras en reaccionar en redes sociales a la muerte de su amigo. Te extraño, te olvido, te amo, la balada de Ricky Martin, unió al catalán y la andaluza, que mantenían ese vínculo hasta la muerte del cantante. De hecho, la de Sanlúcar de Barrameda, benjamina de aquella primera entrega del talent show en Televisión Española, se puso del lado de Álex cuando Bustamante sacó Dos hombres y un destino sin contar con él. 

Pisando fuerte

Versionando a Alejandro Sanz, Álex Casademunt dejó bien claro en la quinta gala de Operación Triunfo que llegaba Pisando fuerte para convertirse en uno de los favoritos del público. Acababa de deslumbrar en su actuación anterior en compañía de Natalia pero el nivel era tal que terminó siendo nominado y esta vez se enfrentaba al examen de los jueces en solitario. Su contrincante era Juan Camus y, de nuevo, a pesar de su recordada actuación, acabó el programa con malas noticias. Álex se convertía en el expulsado de la noche con un porcentaje muy ajustado de los votos de la audiencia. No pudo ser… Sin embargo, el concurso tenía preparada una repesca por Navidad y el catalán eligió de nuevo esta canción y, con ella, se convirtió en finalista para volver a entrar en la academia. Una semana después, en la séptima gala, ‘se vengó’ de Juan Camus y consiguió una nueva oportunidad en el concurso.

personalizado

Corazón espinado

Otra de las actuaciones más recordadas de Álex Casademunt en Operación Triunfo fue su interpretación de Corazón espinado, la canción de Carlos Santana y Maná. Era la tercera gala del programa y en ella contaba sobre el escenario con la compañía de David Bustamante, su entonces compañero de travesuras en la academia. La noche no pudo ir mejor para ambos, que acabaron convenciendo al jurado de que debían continuar una semana más en el concurso.

Mi música es tu voz

Mi música es tu voz se convirtió en un símbolo de todo lo que significó aquella primera edición de Operación Triunfo. El éxito de todos los concursantes, la amistad que les unió desde entonces a casi todos ellos (con muy pocas excepciones) y el espíritu de aquellos jóvenes cantantes que llegaron para revolucionar el mundo de la música en nuestro país se podían resumir en esta canción que acompañó a Álex Casademunt hasta el final. Su familia eligió este tema para despedirlo en su funeral. Fue la canción que sonó cuando sus restos mortales abandonaban la iglesia en la que se le dio el último adiós. Rodeado de su familia, de sus compañeros de OT y de sus muchos amigos, a los que ha dejado un vacío imposible de llenar. La música que les unió será el recuerdo que les quedará para siempre de Álex Casademunt, un artista que transmitía alegría, y no sólo con sus canciones.

Dejar respuesta