La edición número 65 del festival de Eurovisión, que iba a celebrarse en el Ahoy Rotterdam entre el 12 y el 16 de mayo de 2020, tuvo que ser suspendida en mitad de la pandemia de coronavirus por las restricciones de movilidad y los protocolos sanitarios.

Los representantes y las canciones de todos los países estaban ya elegidos y, en la mayoría de los casos, se habían dado a conocer públicamente.

Se intentó homenajear a los afectados por la enfermedad y a quienes luchan contra ella en primera línea a través de un especial llamado ‘Europe shine a light’, que recordó a los 41 participantes.

Todos ellos cantaron juntos (aunque no revueltos) el tema ‘Love shine a light’, cargado de emotividad. Pero no era lo mismo porque esas canciones que no se cantaron sobre el escenario no se interpretarán en 2021.

Los artistas tienen la opción de repetir (o estrenarse, porque no participaron en 2020) pero deberán cambiar los temas porque la canción, según las propias normas del festival, debe ser inédita.

A la espera de conocer esos nuevos trabajos e incluso algunos nuevos participantes, repasamos esas canciones que el 2020 se llevó y que pudieron haber sido un éxito en Eurovisión.

personalizado

Islandia: Think About Things

La gran favorita para llevarse la 65ª edición del festival de Eurovisión era la canción Think About Things, interpretada por los representantes de Islandia.

Daði & Gagnamagnið es la banda encargada de convertir este tema en un fenómeno en redes sociales, donde hasta el mismísimo Russel Crowe llegó a compartir el divertido videoclip.

Es un ritmo muy pegadizo, como toca en este certamen, con un baile fácil de imitar y una estética muy llamativa. ¡Arriba la originalidad!

Lituania: On Fire

Nadie daba un duro por los representantes de Lituania, pero The Roop se colaron por sorpresa entre los principales candidatos a la victoria final.

Su tema On Fire tenía todos los ingredientes para triunfar: ritmo pegadizo, coreografía llamativa, una voz potente y una puesta en escena impresionante.

Logró la máxima puntuación tanto del jurado como del televoto hasta que fue elegida como representante de su país y enseguida se ganó el favor de la crítica europea.

Rusia: Uno

Little Big es un grupo de música rave que iba a representar a Rusia en Eurovisión en 2020 con la canción Uno. Y, como viene siendo costumbre en este país, era uno de los grandes favoritos a ganar el festival.

El estribillo está cantado en español: ‘Uno, dos, tres, cuatro, cinco y seis’. Una fórmula sencilla con un grupo muy conocido en Europa del Este y un baile divertido con el que buscaban un triunfo que se les resiste desde el año 2008. ¿Eres capaz de escuchar toda la canción sin mover un solo músculo de tu cuerpo? ¡Nosotros no!

Suecia: Move

The Mamas son un trío de mujeres de origen afroamericano que imprimieron ese carácter a Move, una canción casi góspel capaz de poner en pie al público desde su arranque.

El año anterior fueron coristas del representante de Suecia, John Lundvik, pero esta vez iban a ser ellas las que buscaran la victoria sobre el escenario del Ahoy Rotterdam con un ritmo impetuoso y un buen rollo contagioso.

Bulgaria: Tears Getting Sobber

Victoria Georgieva interpreta Tears Getting Sobber, una canción escrita por ella misma. Es una de las artistas más potentes de Bulgaria en la actualidad y por eso se confió en ella.

Y no defraudó. Las apuestas la situaban entre las favoritas con esta balada, aunque tenía por delante el reto de mejorar la segunda posición lograda por su compatriota Kristian Kostov en la edición de Eurovisión de 2017.

Al no poder participar en 2020, su país ya ha tomado la decisión de que sea ella quien lo intente de nuevo en 2021. ¿Tendrá una canción mejor que ésta?

Suiza: Répondez-moi

Suiza volvía a cantar en francés en el festival de la canción más popular después de una década haciéndolo en inglés, pero no pudo comprobar el nivel de aceptación que hubiera tenido Répondez-moi, la canción con la que participaba el cantante Gjon’s Tears.

Este cantante fue uno de los semifinalistas de la versión francesa de La Voz y en este tema íntimo saca a relucir todo su torrente vocal.

España: Universo

Casi siempre se incluye a España entre los países favoritos para ganar el festival de Eurovisión y siempre acabamos llevándonos una decepción a la hora de las puntuaciones.

Esta vez, el Universo de Blas Cantó dejó muy buen sabor de boca entre los eurofans y prometía dar alegrías porque en las votaciones online del festival de RTVE arrasó entre sus rivales. Era algo simbólico, claro.

Se apostó fuerte por este tema de pop electrónico pero el ex vocalista de Auryn y ganador de la quinta edición de Tu cara me suena tendrá que buscar otra canción para 2021 porque repite como candidato.

Grecia: Supergirl

Cerramos este ranking de las mejores canciones que hubiéramos podido escuchar en Eurovisión en 2020 con la representante de Grecia.

Stefania Liberakakis era una Supergirl de 17 años cuando se presentó al festival, aunque ya habrá alcanzado la mayoría de edad cuando vuelva al certamen en 2021.

En esas votaciones online de RTVE quedó por detrás del representante español, lo que quiere decir que, al menos al público de nuestro país, su descaro gustó lo suficiente como para colarse entre las favoritas a la victoria.

Concursaba con un tema de pop helénico creado por Dimitris Kontopoulos, un clásico de Eurovisión, y cuya puesta en escena dirigió otro viejo conocido del certamen, Fokas Evangelinos, quien se encargó el año anterior de la presentación de la canción que representó a España, La Venda de Miki.

La cancelación del festival de Eurovisión nos privó de disfrutar de estas canciones sobre el escenario y de la magia de esa gala que a todos nos mantiene delante del televisor cada año. Y, por qué no reconocerlo, también pendientes de las redes sociales durante las votaciones. ¡Es ya una tradición!

Dejar respuesta