Dicen que los niños vienen con un pan bajo el brazo y, en esa metáfora de los artistas por considerar a sus discos como ‘hijos’ propios, podemos decir que El Madrileño, el disco más esperado del pop español, según El País, ha visto la luz con una hogaza en el sobaco. Con cinco millones de reproducciones en su primer día, se convirtió en el mejor debut de un álbum en español en Spotify y la mitad de sus canciones ya se colaron directamente en el top 10 de la plataforma en España.

Este trabajo cuenta con numerosas colaboraciones. Tantas que, de las catorce canciones del disco, sólo dos son interpretadas en solitario y, en total, va de la mano de 17 colaboradores diferentes.

Quienes ya lo han escuchado aseguran que es adictivo y que es su mejor trabajo hasta el momento. Hablamos, claro, de C. Tangana y, por supuesto, en este álbum tampoco falta la polémica, de nuevo relacionada con esa presunta tendencia suya a las letras machistas. Pero, ¿de verdad es su mejor disco? Analizamos esos catorce temas para comprobarlo.

Demasiadas mujeres

El primer tema del álbum es uno de los dos que canta en solitario. Habla de las mujeres, de las que han pasado por su vida (incluida Rosalía, para la que hay quien dice que hay recadito), de las que quiere olvidar y de las que no puede olvidar. Todas ellas acuden a su funeral, que es lo que se escenifica en el videoclip, que comienza con una marcha de Semana Santa y acaba con un pasodoble, dejando escuchar algunos acordes de la Campanera de Joselito. Es interesante cómo mezcla ritmos urbanos con algunos de la España más cañí.

Tú me dejaste de querer

En este tema se acompaña de La Húngara y del Niño de Elche y vuelve a mezclar esa esencia de la España cañí con un toque incluso electrónico. ¿Alguien sabría decir si es rumba, bachata, flamenco pop o todo a la vez? La canción sólo necesitó un día para ser el mejor debut de la historia en Spotify en España.

Comerte entera

El brasileño Toquinho es su compañero de fatigas en este tema tan pegadizo que se balancea en la bossa nova con mucha dulzura y bastante más melancolía. Y con esa suavidad consigue una canción que desborda sexualidad y seducción. No hay más que ver a Bárbara Lennie en el videoclip para volverse loco.

personalizado

Nunca estoy

En Nunca estoy vuelve a mezclar la música popular con los ritmos urbanos y hace guiños a Rosario Flores y Alejandro Sanz. Es la segunda canción (y última) que interpreta sin acompañamiento de otros artistas pero tiene una particularidad: habla desde un punto de vista explícitamente femenino.

Párteme la cara

Ed Maverick es su colaborador en Párteme la cara, una canción que no se aleja demasiado del pop pero que introduce elementos poco habituales en este género.

Ingobernable

Ingobernable es su canción con más colaboraciones. Empieza como una rumba y continúa con palmas y flamenco. Gipsy Kings, Nicolás Reyes y Tonino Baliardo ponen su granito de arena en esta declaración de amor algo controvertida.

Nominao

Jorge Drexler participa en Nominao, un tema con un sonido en el que tanto el uruguayo como C. Tangana respetan sus estilos pero los casan con sutileza y buen gusto.

Un veneno

Para tema flamenco, Un veneno, en el que está acompañado de nuevo por el Niño de Elche pero también por el mismísimo José Feliciano. La guitarra vuelve a mostrarnos un puntito cañí que es bastante recurrente en este álbum.

Te olvidaste

Este tema, en el que colabora el mexicano Omar Apollo, nos recuerda mucho a un bolero pero, tratándose de C. Tangana, no se queda sólo en eso, porque se acaba convirtiendo en un R&B.

Muriendo de envidia

Eliades Ochoa ‘ayuda’ a C. Tangana en una canción que tiene rumba catalana, música latina y hasta ritmos caribeños (¿estamos en Cuba, chico?). Es una especie de homenaje al Pescaílla y hasta a Lola Flores con un puntito salsero. No hay nada casual, eso desde luego.

CAMBIA!

Esta canción con Cari León y Adriel Favela es un viaje por diferentes países de América, con ritmos de allí mezclados con el flamenco de aquí y con un aire de trap que le permite reivindicarse como un artista que hace lo que le viene en gana.

Cuándo olvidaré

C. Tangana prueba aquí con una fusión de tango, bulerías y guajira con R&B y es el cantante de copla Pepe Blanco quien se suma en la colaboración para reivindicar con un monólogo la música española. Un nuevo guiño a lo cañí, una reivindicación constante en El Madrileño.

Los Tontos

Kiko Veneno es el artista que le acompaña en esta canción que recuerda mucho a la trayectoria del veterano músico de Figueras. Hay momentos en los que parece que nos van a cantar Echo de menos, ese gran éxito de principios de los noventa.

Hong Kong

C. Tangana y Andrés Calamaro cierran juntos el que parece ser el tema más polémico del álbum, con una letra en la que se habla de drogas y un ritmo rockero que sirve de broche de oro a un álbum redondo. ¿El mejor de C. Tangana? Desde luego, el más completo y con más matices. Te aseguramos que necesitarás escucharlo más de una vez.

Desde luego, la crítica se ha puesto de su lado esta vez después de muchas acusaciones de machismo en el pasado de las que tampoco se ha librado ahora por algunas de sus letras. Tampoco faltan los que le reprochan que ‘se ha vendido’ a la industria, pero para esos detractores también hay algunas dedicatorias dentro de un álbum que reivindica especialmente la cultura española desde muchas vertientes, con homenajes a grandes artistas que han sido fuente de inspiración para otros muchos músicos. Se habla de un disco pop pero tiene tantos ingredientes que es una ensalada difícil de encuadrar en un único estilo. De hecho, sería poco generoso poner una etiqueta a un disco como éste, que se digiere tan bien que resulta delicioso.

Dejar respuesta