¿Todavía no conoces a Nathy Peluso? ¿Has visto a esa artista con lentillas de diferentes colores y uñas infinitas y quieres saber de quién se trata? No te vayas porque te presentamos a la nueva referente del pop feminista. Vanguardia y grandes clásicos, en una sola voz.

Inicios marcados por Frank Sinatra

Nathy Peluso nació en Argentina en 1995 pero siendo sólo una niña se mudó con su familia a España para instalarse en Alicante y, más tarde, en Murcia. Allí abandonó su formación de Comunicación Audiovisual para estudiar teatro en Madrid. Tampoco encontró su vocación en eso y se marchó a Barcelona, donde actualmente reside y donde empezó a dedicarse completamente a la música. Sus inicios como cantante fueron en hoteles de Torrevieja, versionando a clásicos como Frank Sinatra o Nina Simone. Sus grandes referentes eran los músicos de jazz de los sesenta. “Siempre soñé con hacer esta música, me sentía Frank Sinatra”, llegó a declarar la artista.

Sus versiones en YouTube siendo adolescente

Precisamente cantando por Frank Sinatra descubrimos su música cuando todavía era una pipiola. Cuando todavía no tenía un nombre artístico y para sus familiares y allegados seguía siendo Natalia, comenzó a compartir sus progresos musicales en su propio canal de YouTube. Sus versiones se convirtieron en todo un fenómeno en el 2016, cuando la vimos dar el do de pecho con Summertime o Cry me a river, de Ella Fitzgerald, o Georgia, del mismísimo Ray Charles. Se atreve con todo: jazz, música negra, blues, soul, funk, ritmos africanos… Y es entonces cuando descubre que su camino está en hacer música y vivir de ello.

Corashe, su primera canción

Durante su etapa como estudiante de teatro, una vocación que sólo le duró dos cursos, estuvo en contacto con profesores y estudiantes procedentes de Cuba, República Dominicana y Colombia y, curiosa ella, adquirió cierto vocabulario e incluso un acento que todavía hoy vemos reflejados en sus canciones. Al poco se lanzó a componer su primera canción, Corashe, que la lanzó al estrellato como toda una revelación de la música pop en Europa y en América Latina, aunque encuadrarla en un único género musical sería muy poco generoso. Además, con ese tema empezó a hacerse un hueco como una de las representantes de la música vanguardista portavoz del feminismo.

Premios para La Sandunguera

Tras su primer single llegó su primer álbum, La Sandunguera (2018), compuesto únicamente de seis canciones. Las suficientes para subirse aquel mismo año a los escenarios del Bilbao BBK Live, Sonorama, Sónar o FIB, entre otros. Y no sólo eso: completó una gira de más de cien conciertos entre España, Europa y Latinoamérica. A partir de ahí comenzaron a llegar los reconocimientos, ya no sólo del público, sino en forma de nominaciones. Los Premios Música Independiente (MIN) 2019 la nominaron en las categorías de Canción del Año y Mejor Videoclip por La Sandunguera.

Copa Glasé, su homenaje a Nina Simone

¿Te hemos dicho ya que hay pocas cosas con las que no se atreva Nathy Peluso? Le dio por escribir un libro con sus reflexiones (Deja que te combata) y, tras firmar con la filial española de Sony Music, publicó un tema navideño en forma de homenaje a Nina Simone y las Big Bands del jazz. Ese trabajo, llamado Copa Glasé, le permitió cumplir un sueño. “Siempre fantaseé con habitar ese mundo y éste era el momento justo para trabajar en algo así”, declaró entonces. Para esa canción contó con la colaboración del mismísimo Jorge Drexler, con quien compuso la letra “en cuestión de horas”, dijo en su día. Y la grabación no fue menos impresionante: la canción salió en una única toma, un detalle más de lo que para ella significa la música en directo.

personalizado

El paso previo a la nominación al Grammy: Business Woman

El año 2020 fue un año intenso para la artista argentina. Lanzó Business Woman, un adelanto de su primer álbum y, a partir de ahí, el confinamiento por la pandemia le permitió seguir descubriendo pequeños aperitivos de ese nuevo trabajo. Colaboró con Rels B en la canción No se perdona y sacó su single Buenos Aires, en el que retrata todo lo vivido con la irrupción de la pandemia en el mundo. Y continuaron llegando las nominaciones. Primero a los Premios Gardel en la categoría de Mejor Nuevo Artista. Más tarde, en los Grammy Latinos, donde fue nominada como Mejor Nuevo Artista y Mejor Canción Alternativa por Buenos Aires. Nathy Peluso se plantó en la ceremonia de los Grammy Latinos con Fito Páez para cantar Buenos Aires sobre el escenario. Su siguiente sencillo en salir al mercado fue Sana Sana y en el último trimestre de 2020 culminó todo ese trabajo con la llegada del que sería su primer disco de estudio y del que te hablamos a continuación.

Delito y Puro veneno, sus últimos ‘Calambres’

En octubre de 2020 sacó por fin al mercado su esperadísimo primer álbum de estudio: Calambre. Y, como no podía ser de otra manera, se metió al público en el bolsillo con una fusión de estilos que van desde el hip hop al rap, pasando por el R&B, el reggaeton, la salsa o el tango. En España fue un éxito de ventas, llegando a ser disco de platino tras vender 40.000 copias de ese trabajo.

A principios de 2021, en medio de la nebulosa de premios y buenas críticas, volvió a sorprender con el lanzamiento de un nuevo sencillo, Delito, con el que volvió a erigirse como referente de la música feminista hablando de una relación tóxica. Y poco después dio un nuevo motivo a sus fans para volverse locos con su música con su canción Puro veneno.

Para dar aún más impulso a un 2021 que promete, Nathy Peluso fue una de las artistas invitadas a cantar en la ceremonia de entrega de los Premios Goya, con una versión de La Violetera, de Sara Montiel, para la que estuvo acompañada por la Orquesta Sinfónica de Málaga. Lo mejor de todo es que no se puede decir que fuera el broche de oro o la guinda del pastel porque, más bien, es el comienzo de una fulgurante carrera musical que comenzó entreteniendo a turistas en Torrevieja y que ha traspasado fronteras e incluso la barrera del tiempo porque para Nathy Peluso los clásicos y la vanguardia pueden ir perfectamente de la mano.

Dejar respuesta