Denominarse Jarabe de Palo y ser un grupo de rock podría hacernos pensar que sí, que esa expresión española con la que se amenaza a alguien para castigarle o enmendar sus malos actos con mano dura es un nombre que venía al pelo a la banda de Pau Donés, pero la sensibilidad de su música nos hizo ver que todo era una fachada para enviarnos los mensajes más vitales y optimistas a través de las letras de sus canciones.

Desde que su estilo sencillo y cercano empezó a sonar en las radiofórmulas y se coló en las listas de ventas en 1996, el grupo surgido en Montanuy (Huesca) -sí, no es catalán- no ha dejado de crear cantos a la vida, incluso póstumos, porque su líder quiso vivir hasta su último aliento disfrutando de su gran pasión para dejarnos un legado de canciones que no sólo hay que oír, sino que es obligatorio pararse a escuchar.

El legado imprescindible de Pau Donés

Pau Donés, cabeza visible del grupo, siempre presumió de sus raíces aragonesas, donde nació su padre, pese a que él era barcelonés. Tanto le gustaba la tierra de su progenitor que lo mismo se arrancaba a cantar una jota que se construía una casa en La Ribagorza, en el Pirineo aragonés.

Allí se inspiró para componer algunas de sus mejores letras, como El lado oscuro, de la que te hablaremos más adelante.

Murió con 53 años, después de cinco luchando contra un cáncer de colon, en su casa de Bagergue, el pueblo leridano más alto de la Val d’Aran; la montaña, de nuevo presente en su biografía.

Ya habrás visto esa bucólica imagen del cantante, días antes de morir, sentado en la hierba frente a Jordi Évole, grabando el documental ‘Eso que tú me das’, que no sólo es la letra de una de sus últimas canciones -y el último videoclip que grabó-, sino también el título de su última entrevista, que está por llegar aún para que sus fans puedan escuchar sus últimas palabras.

personalizado

Por todo lo que recibí,

estar aquí vale la pena.

Gracias a ti seguí

remando contra la marea.

Pero Pau Donés no sólo nos dejó una entrevista pendiente, también un disco, Tragas o escupes, en el que puso sus últimas fuerzas para conseguir terminarlo poco antes de su adiós.

Hasta el último momento quiso que sus canciones nos llenaran de un mensaje positivo, el mismo que transmitió durante su casi cuarto de siglo de trayectoria musical y en todos y cada uno de sus nueve discos de estudio publicados.

El gran éxito de La Flaca

El primer gran éxito de Jarabe de Palo llegó con La Flaca, el nombre de su primer disco y de la canción que los catapultó a la fama.

Pau Donés compuso este tema durante un viaje a Cuba en 1995, inspirándose en Alsoris Guzmán Morales, una mujer que conoció en La Habana y de la que se enamoró platónicamente. Lo explicó él mismo en ’50 palos… y sigo soñando’, su autobiografía.

Jarabe de Palo viajó a Cuba un año después para grabar el videoclip de La Flaca y buscó a la protagonista de la historia para que también lo fuera de su primer gran éxito musical. Lo consiguieron y después una marca de tabaco contribuyó a su estrellato. No eran unos puros habanos, pero el resultado fue mucho más beneficioso para la banda.

Esa mujer caribeña, que apareció después en el propio videoclip de la canción -grabado entre La Habana y Nueva York-, vive ahora con su familia en Milán y, aunque probó suerte como cantante, se gana la vida como camarera.

El lado oscuro, otro ‘pedacito’ de Cuba

A la vez que se grababa en Cuba esa canción, el grupo aprovechó para realizar también el vídeo de otra de las canciones más famosas de su primer disco, El lado oscuro.

Con ritmos latinos, la letra de esta canción se convirtió en otro de los grandes himnos de la historia de Jarabe de Palo. ¿Quién no ha cantado alguna vez eso de…?

Llevo la marca del lado oscuro

Y no me sonrojo si te digo que te quiero

Y que me dejes o te deje

Eso ya no me da miedo

Habías sido sin dudarlo la más bella

De entre todas las estrellas

Que yo vi en el firmamento

Los cantos a la vida de Jarabe de Palo

Ponerse a enumerar las canciones de esta banda que nos han llegado al corazón es hacer un repaso prácticamente interminable. Son nueve discos plagados de grandes éxitos, de cantos a la vida y de mensajes de esperanza, los que trasladó Pau Donés de su filosofía vital a sus canciones. Y podemos ponerte varios ejemplos de eso…

  • Grita: Es parte de su primer álbum y con su letra te animan a sacar de dentro los problemas y a apoyarte en tus seres queridos cuando los necesitas.

Suéltate ya y cuéntame

Que aquí estamos para eso

Pa’ lo bueno y pa’ lo malo

Llora ahora y ríe luego

  • Depende: Fue el título de su segundo disco y de la canción más conocida del mismo. En ella te invitan a relativizar los problemas.

Que aquí estamos de prestao’

Que el cielo esta nublao’

Que uno nace y luego muere

Y este cuento se ha acabao’

  • Agua: Es parte del segundo álbum y, aunque es una historia de un amor no correspondido, con ella encuentra la manera suave y bella de declararse.

Cómo vas a ser mi amiga

Cuando esta carta recibas

Un mensaje hay entre líneas

  • Bonito: Fue el nombre del disco y de la canción más pegadiza de 2003, ésa que ha hecho que todos respondamos años después con la misma frase cuando escuchamos la palabra en cuestión: Todo te parece bonito.

Bonita la paz, bonita la vida

Bonito volver a nacer cada día

  • Humo: Cuando Pau Donés ya luchaba contra el cáncer compuso una de las canciones más estremecedoras de su repertorio, en la que nos recuerda que la vida pasa deprisa y que hay que amar fuerte cada día como si fuera el último.

Ahora que cada suspiro

Es un soplo de vida robada a la muerte

Ahora que sólo respiro

Porque sólo así podré volver a verte

  • Realidad o sueño: Es otra de sus canciones más optimistas, en la que nos anima a perseguir nuestros sueños, como él hizo hasta el final.

Creo en los sueños infinitos

Aquellos que tienen los niños

Que se acarician con los dedos

Pau Donés quiso seguir en la música hasta el final, con una actitud positiva ante la vida que dejó reflejada en sus canciones. Cumplió un último sueño, regalarnos su último disco antes de dejarnos.

Dejar respuesta