Pedro Almodóvar cuida con mimo cada detalle de sus películas y la música no podía ser menos. En la mitad de sus filmes ha confiado en Alberto Iglesias para crear las bandas sonoras pero, por hache o por be, casi siempre han sido canciones ya de sobra conocidas las que se han acabado identificando con cada uno de sus trabajos. Descubre en este post algunas de las mejores canciones de las películas del director manchego.

La importancia de la música en el cine de Almodóvar

El cine de Pedro Almdóvar es fácilmente reconocible a simple vista u oído. Primero, por la estética, por esa obsesión por el color rojo; y segundo, por la música, por esas canciones clásicas de toda una vida que marcan a sus personajes.

En los trabajos del cineasta manchego tampoco pueden faltar los números musicales, incluso con elaboradas coreografías.

Los responsables de sus bandas sonoras

En su amplia filmografía (ha creado 22 largometrajes entre 1978 y 2019) es un director de ideas fijas, que recurre con frecuencia a actores que ya conoce y, como no podía ser de otra manera, también a músicos.

Las bandas sonoras de sus películas se las ha encomendado a músicos tan variados como Alaska y los pegamoides o Ennio Morricone, aunque con quien primero repitió experiencia fue con Bernardo Bonezzi, que se encargó de la música de hasta cuatro de sus películas (¿Qué he hecho yo para merecer esto?, Matador, La ley del deseo y Mujeres al borde de un ataque de nervios).

Pero fue a partir de 1995, con La flor de mi secreto, cuando comenzó su idilio con Alberto Iglesias, quien desde entonces ha compuesto todas las bandas sonoras de sus trabajos. En total, once películas hasta Dolor y gloria.

personalizado

Clásicos de toda la vida

Hay momentos de las películas de Pedro Almodóvar en las que los personajes se arrancan a cantar para sacar lo que llevan dentro y, en buena parte de esas ocasiones, las canciones son de sobra conocidas para el público.

El director de Calzada de Calatrava (Ciudad Real) ha propiciado versiones inolvidables de grandes clásicos de la música, canciones de toda la vida que también perduran ahora en la historia del cine. Veamos algunos buenos ejemplos:

Volver, un tango flamenco

En los años treinta, Carlos Gardel hizo de este tango uno de los temas más escuchados de la historia de la música. Fue uno de los mayores éxitos del músico uruguayo, uno de los grandes iconos de esta variedad musical.

Sin embargo, esta canción se volvió flamenca en Volver, la película del mismo nombre publicada en 2006.

En el filme veíamos entonar el tema a Penélope Cruz, a las palmas y acompañada únicamente por dos guitarras.

Pero no era la actriz quien en realidad cantaba la canción. La de Alcobendas hacía playback mientras Estrella Morente clavaba una de las versiones más memorables de este tango aflamencado para la ocasión.

Sara Montiel en La mala educación

Sara Montiel interpretó como nadie el clásico Quizás, quizás, quizás, del compositor cubano Osvaldo Farrés (1947), y Pedro Almodóvar no dejó pasar la ocasión de utilizar esta canción en una de sus películas.

Fue en La mala educación, una cinta de 2004 en la que Gael García Bernal, vestido de mujer y con un clavel rojo en la mano, llenaba de provocación este clásico de la música.

Un himno del Dúo Dinámico

En 2020, durante el estado de alarma en España por la pandemia de coronavirus, el Resistiré del Dúo Dinámico se convirtió en un himno con muchas versiones pero ya Almodóvar había calibrado el poder de esta canción en una de sus películas.

Dentro de un coche, en 1989 (un año después de su publicación), Resistiré sonó Átame, en las voces de unos jovencísimos Antonio Banderas, Loles León y Victoria Abril.

Rosalía y Almodóvar, transgresión asegurada

Almodóvar se ha atrevido incluso con Lola Flores y ha utilizado uno de sus grandes éxitos, A tu vera, en su última película hasta el momento, Dolor y gloria.

En ella, quien interpreta esta mítica canción y le da una versión diferente no es la artista original, sino una de las cantantes más innovadoras del momento, Rosalía.

Al lado de Penélope Cruz, mientras un grupo de mujeres aparecen lavando la ropa, la joven cantante catalana se arranca con este gran clásico de la música española.

El cine que se baila

Además de llenar sus películas de canciones clásicas, Pedro Almodóvar también introduce las melodías en algunas ocasiones con bailes y coreografías que, aunque no tengan que ver demasiado con la historia, son como un momento de desahogo para sus sufridos personajes. Podemos ver a continuación algunas de las películas en las que eso sucede:

Una coreografía surrealista con un temazo

I’m so excited es otra de las canciones más pegadizas del panorama musical. La hicieron célebre The Pointer Sisters a principios de los ochenta y arrasaron en las listas de ventas.

Aunque tiene varias versiones a los largo de los años, Almodóvar le puso una curiosa coreografía en un avión, el escenario de Los amantes pasajeros (2013), de la mano de Javier Cámara, Raúl Arévalo y Carlos Areces.

Pecadora, un baile a todo color

Una de las escenas más conocidas de Tacones lejanos es la del baile carcelario, en la que, en medio de ese colorido tan almodovariano, las mujeres se suman a una coreografía al ritmo de Pecadora, una canción de Los hermanos Rosario.

La voz de Luz Casal y el baile de Miguel Bosé

También en Tacones lejanos vemos otra de las grandes actuaciones musicales de las películas de Almodóvar.

Miguel Bosé, vestido de mujer con un vestido rojo y una peluca rubia, baila sensualmente y en solitario mientras canta en playback uno de los grandes éxitos de la carrera de Luz Casal, Un año de amor.

Otra de las mejores canciones de la artista gallega, Piensa en mí, es interpretada en la misma película por Marisa Paredes.

Y éstas no son las únicas canciones, grandes clásicos de la música española e internacional, que han aparecido en los trabajos de Pedro Almodóvar. Por ejemplo, Moon River sonó en La mala educación; y Cucurrucucu Paloma, en Hable con ella.

Dejar respuesta