La literatura, el cine, los cómics y hasta las series de televisión nos han contado historias de piratas, aventuras de corsarios y andanzas de bucaneros. Y también la música nos ha regalado legendarias melodías sobre estos filibusteros que surcan los mares en busca de tesoros.

Como el carácter de estos personajes, esas canciones de piratas nos evocan libertad, se nos presentan con un descaro gamberro y nos divierten con ritmos de taberna.

Ya sea el Pirata Barbarroja, el Capitán Garfio o Jack Sparrow, todos nosotros tenemos en nuestra memoria la cara y el desparpajo de alguno de estos asaltantes, dispuestos a mentir y a arriesgarse en busca de un generoso botín. ¿Qué tal si hoy hablamos de canciones de piratas?

Monkey Island

Empezar un post como el de hoy, hablando de canciones de piratas, sin hacer mención a la saga de aventuras gráficas de Monkey Island, sería un error. Uno de los gordos. Lucas Arts inició en 1990 una maravillosa línea de videojuegos que lleva desde entonces haciendo las delicias de niños y mayores. En ellos, el tenaz Guybrush Threepwood, un joven que busca convertirse en el pirata más temible del Caribe,  hace lo imposible por conquistar a Elaine Marley. Además, para ello debe enfrentarse al temible pirata LeChuck, aunque… un momento. Mira detrás de ti, ¡es un mono de tres cabezas!

Ron, ron, ron, la botella de ron

Si hay un elixir ligado a las aventuras de los piratas, ése es el ron. Una de las canciones más famosas es Ron, ron, ron, la botella de ron, la cual surgió a raíz de la publicación de la novela La isla del tesoro, del escritor escocés Robert Louis Stevenson. En el libro sólo se hacía referencia al estribillo pero los lectores se montaron sus propias películas e incluso en los periódicos se publicaban teorías sobre el origen de esta canción. Y ahí empezó a extenderse esta canción como una de las melodías de piratas más famosas de la historia.

Piratas del Caribe

Una saga de piratas en el cine que todos identificamos nada más empezar a sonar su tema principal es Piratas del Caribe. El Capitán Jack Sparrow es el protagonista de una historia que mezcla ficción, hechos históricos y cuentos mitológicos y cuya banda sonora es obra de uno de los grandes compositores del séptimo arte: Hans Zimmer, responsable también de la música de éxitos como Gladiator, Interstellar o El Rey León.

personalizado

El Capitán Garfio

La banda sonora de Hook, el Capitán Garfio estuvo nominada a los Oscar de 1991 y a los Grammy de 1992. La música casa mucho con el estilo de la película y a ese tono aventurero también le acompaña un toque de humor. Teniendo en cuenta que, además, es una película infantil y de aventuras, el resultado es una delirante historia de piratas con un ritmo épico.

Piratas

Precisamente la épica es una de las características principales que encontramos en las canciones de piratas, como en ésta de Mägo de Oz, con ritmos celtas que nos recuerdan a esa época de los corsarios. La letra cuenta una historia de piratas en la que no faltan el ron, los tesoros, las perlas, las maldiciones, el garfio, el capitán y casi todos los tópicos que solemos relacionar con los ‘ladrones de alta mar’.

Tu pirata soy yo

Quién nos iba a decir que una canción de piratas iba a sonar a balada y la iba a cantar Chayanne. Sí, ciertamente esta canción no está del todo en la línea de las anteriores, para qué engañarnos, pero es que también hay piratas de hoy en día que en lugar de robar trofeos marinos roban corazones. El arte de la metáfora lo domina medio bien y por qué un pirata no puede ser romántico.

La canción del pirata

La canción del pirata de José Espronceda es una de las más populares y, también, de las más versionadas de la historia. En este caso, es Sangre Azul se atreve a darle un ritmo de jazz, alejándose de los convencionales cánticos épicos y dando una vuelta de tuerca al poema de corsarios más famoso.

La del pirata cojo

Puestos a encontrar canciones de piratas diferentes, Joaquín Sabina nos regaló una con ritmo de rock and roll pero que con su voz de haber librado mil batallas puede pasar por corsario perfectamente. El maestro nos cuenta ‘la del pirata cojo’, el de la pata de palo y el parche en el ojo, el capitán que lleva en su barco una bandera con un par de tibias y una calavera. Algo más moderno de lo que nos imaginaríamos, pero nos vale.

La canción del pirata

Tierra Santa lleva mucho más allá lo de las aventuras de piratas y pone melodía de heavy metal a esta canción en la que nos habla de furia, de barcos y de condenas, pero también de los peligros de lanzarse al mar en busca de tesoros y aventuras.

Canción del pirata

Dark Moor también recurre al heavy metal, la batería y los toques épicos y trepidantes para versionar a Espronceda y conseguir una de las versiones más conocidas y, de paso, más apresuradas que se han hecho del conocido poema. Y los coros nos evocan a todos esos piratas que siguen fieles a su capitán surcando los mares en busca de tesoros.

Pirata

Pereza también cayó en las historias de piratas. Y la verdad es que la temática no desentona nada con esta banda a la que se le ponía el alma pirata nada más zarpar el barco. Aunque, en este caso, este pirata es más bien un diablo con cuernos y rabo con ganas de comerse el mundo.

La vida pirata

Para cerrar este ranking, en esa filosofía gamberra y ‘pirata’ que caracteriza a Efecto Pasillo, encontramos esta joya en la que se nos recuerda que la vida pirata es la vida mejor y que bailando y cantando se van los problemas. Y más si es en un mar de besos y si el amor es la bandera de nuestro barco.

Dejar respuesta