John Williams, compositor de bandas sonoras míticas como Star Wars, Indiana Jones o Superman, fue el encargado de las 3 primeras partes de la saga de Harry Potter: Harry Potter y la piedra filosofal, Harry Potter y la cámara secreta y Harry Potter y el prisionero de Azkaban. Creó la melodía principal Hedwig’s theme, que con el paso de los años se ha convertido en la canción más reconocible de los alumnos de Hogwarts.

Posteriormente, otros artistas se unieron al proyecto. Como por ejemplo Patrick Doyle en Harry Potter y el cáliz de fuego o Nicholas Hooper en Harry Potter y la Orden del Fénix. Todos ellos siguiendo en mayor o menor medida el legado dejado por Williams. En la entrada de hoy vamos a hablar de la BSO de Harry Potter y haremos un repaso a las mejores canciones de la saga.

Las mejores canciones de la BSO de Harry Potter

Etapa de John Williams

La mencionada Hedwig’s Theme es sin duda la canción más recordada por los fans. Tuvo una gran importancia en las primeras cintas, aunque progresivamente fue perdiendo protagonismo. No obstante, vuelve a surgir en la escena de Ron y Hermione entrando en la Cámara Secreta que pudimos ver en la segunda parte de Las Reliquias de la Muerte.

masmovilescritorio

¿Por qué suena tan especial? ¿Tan mágica? Además de los acordes elegidos, John Williams utilizó un instrumento conocido como celesta. Una especie de piano en miniatura que tiene un sonido muy especial, similar al de una campana.

The Arival of Baby Harry incluye retazos del tema principal y posiblemente sea el que mejor funcione. Sin olvidarnos de The Quidditch Match, que nos recuerda vagamente a otras composiciones del autor en Star Wars.

personalizado

La BSO de Harry Potter también tiene espacio para momentos dramáticos. Es el caso de Harry’s Wondrous World, The Chess Game o Leaving Hogwarts, que refleja la desolación que siente el protagonista al tener que abandonar su nuevo hogar.

Otros temas indispensables de la etapa de John Williams son The Chamber Of Secrets o The Dueling Club, con un tono más oscuro de lo que nos tiene acostumbrados. Aunt Marge’s Waltz va por otros derroteros y adopta un estilo claramente renacentista, que marcará por completo la tercera entrega de Harry Potter y el prisionero de Azkaban.

Etapa de Patrick Doyle

Tras la renuncia de John Williams, fue el escocés Patrick Doyle quien se hizo cargo del proyecto. Aunque se basó en el trabajo anterior, quiso dejar su propio sello personal en la obra, dando como resultado unas de las mejores bandas sonoras de Harry Potter que existen.

Harry Potter y el cáliz de fuego supone un punto de inflexión en la saga, que se aleja definitivamente de sus inicios y se acerca a una oscuridad nunca vista. La música también acompaña este cambio, ya perceptible con el tema de inicio llamado The Story Continues y que se confirma con Foreign Visitors Arrive.

A destacar The Quidditch World Cup, que resuma un aire irlandés por los cuatro costados. Así como The Goblet Of Fire y Golden Egg, donde quizás veamos la mayor ruptura en relación a la BSO de la anterior etapa. La cuarta entrega de Harry Potter se despide con Hogwarts’ Hymn, otra muestra de la increíble composición que hizo Patrick Doyle.

Etapa de Nicholas Hooper

Si Patrick Doyle supuso una transición hacia otros ambientes, la presencia de Nicholas Hooper cambió por completo el estilo de la banda sonora de Harry Potter. Acostumbrado más a las teleseries que al cine, introdujo instrumentos contemporáneos como guitarras e incluso sintetizadores, alejándose del clasicismo sinfónico de los autores anteriores.

No obstante, sigue teniendo canciones que se han vuelto muy populares con el paso de los años. Professor Umbridge, Umbridge Spoils A Beautiful Morning, The Sirius Deception y Possession están llenas de dualidad y misterio, poniéndonos en la piel del protagonista y permitiéndonos sentir su miedo.

Pero también tenemos rayos de esperanza, como en Dumbledore’s Army o The Room Of Requirements. En este último tema recuperamos la melodía de Hedwig’s Theme, completando una obra redonda en todos los sentidos.

Etapa de Alexandre Desplat

El francés Alexandre Desplat fue el encargado de realizar la BSO de las dos últimas entregas de la saga de Harry Potter. Este compositor tiene un gusto similar al de Williams, por lo que su trabajo supuso un broche de oro para la saga.

La primera parte de Harry Potter y las Reliquias de la Muerte está plagada de momentos oscuros, que pueden palparse en temas como Snape to Malfoy Manor, The Deathly Hallows o At the Burrow. Una de las mejores canciones es Ron’s Speech, muy tranquila y delicada. Pero tenemos que quedarnos con Farewell to Dobby, una de las despedidas más emotivas que se han hecho en la gran pantalla.

La segunda parte introduce un nuevo personaje: la madre de Harry. Lily’s Theme se convierte de esta forma en el elemento central del final de la saga, que podemos oír en cortes como Snape’s Demise. El final es sumamente épico, destacando Dragon Flight, Statues, Courtyard Apocalypse o Battlefield.

Y a ti, ¿cuáles son las canciones de la BSO de Harry Potter que más te han gustado?

2 Comentarios

  1. cómo me gusta Harry Potter! no se cuántas veces he visto la saga al completo, pero más de 20 seguro jajaja y escuchar todas estas canciones me genera muy buen rollo. Qué ganas de volver a verla, esta misma noche ma la pongo 🙂

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here