En 2014 se estrenó en los cines Interstellar. Una película dirigida por Christopher Nolan y protagonizada por Matthew McConaughey. Está considerada como una de las grandes obras maestras del cine del siglo XXI, debido a su belleza visual e intrincado argumento. Y también a una banda sonora increíble compuesta por el veterano Hans Zimmer.

No es la primera vez que se produce esta asociación entre músico y director. Ya que la pareja demostró todo su potencial en Origen o la saga del Caballero Oscuro. Pero en esta ocasión, podríamos decir que el alemán se ha reinventado por completo. Transformando su estilo por general grandilocuente a otro más minimalista lleno de sutilezas.

En la entrada de hoy vamos a analizar la BSO de Interstellar. Una película sobre viajes en el tiempo que se adentra hasta los orígenes de la propia humanidad. Para algunos críticos, recoge el legado que dejó Alex North con 2001: Una Odisea En El Espacio. ¿Estará a la altura?

¿Cómo se creó la BSO de Interstellar?

Todo empezó con una pieza de piano. Aunque para ser del todo exactos, vino precedida de una llamada de Christopher Nolan en 2012. Hans Zimmer quedó completamente fascinado por la magnitud del proyecto e inmediatamente se sentó al piano para empezar a componer.

El resultado, según sus propias palabras, es una pieza que habla sobre el significado de ser padre. Concepto que si has visto la cinta te darás cuenta que es muy relevante para entender su desarrollo. A partir de esta melodía giraría toda la BSO de Interstellar.

personalizado

Un año más tarde, el compositor alemán se trasladó a Londres para seguir con su trabajo. Colaboró estrechamente con Nolan, con quien habló del guion, de libros de otros autores y temas relacionados con los secretos del universo. Finalmente, en 2014 el trabajo conceptual concluyó y llegó la hora crear la partitura final.

El piano: protagonista de la BSO de Interstellar

Si dejamos atrás los mil matices de la obra, podríamos decir que en esencia se trata de una pieza de piano. También tiene protagonismo el órgano y de vez en cuando hacen su aparición las cuerdas y vientos. Pero este clasicismo en la composición no le resta ni un ápice de épica. De hecho, encaja a la perfección con la trama cósmica de la cinta. Sumergiéndonos dentro de las nebulosas de mundos desconocidos a miles de años luz de distancia.

Como hemos visto, los acordes de piano que el compositor escribió tras recibir la llamada de Nolan son el leitmotiv principal. En total, Hans Zimmer utilizó 34 instrumentos de cuerdas, 24 de viento y 4 pianos. Además de un coro de 60 voces para crear distintos ambientes. Una elección elegante, sencilla y majestuosa.

¿Es la BSO de Interstellar la mejor del siglo XXI?

Su calidad técnica es incuestionable. Pero el auténtico valor de esta composición de Hans Zimmer es su capacidad de transmitir emociones. De hecho, la intensidad que se alcanza en la película solo es posible gracias a la fuerza de la música. Aunque gira en torno a una melodía como otras bandas sonoras, tras una escucha en profundidad nos damos cuenta de lo innovadora que es.

 

No obstante, cuando hablamos de cosas tan subjetivas como los sentimientos, es complicado encontrar un consenso. Para algunos críticos estamos sin duda ante la mejor BSO que se ha hecho en lo que vamos de siglo. Para otros, este juego de ambientes y cambios de volúmenes como medio de expresión no les ha acabado de convencer. Al igual que la propia cinta, la banda sonora de Interstellar no ha dejado indiferente a nadie.

Y para finalizar, os vamos a dejar el nombre del tema más especial de esta obra: Cornfield Chase. Un excelente ejemplo del entusiasmo del autor por crear una partitura que nos transporte a los confines del universo.

2 Comentarios

  1. Una de mis pelis favoritas, y la banda sonora es una pasada. Eso sí, tengo que decir que, al principio, me agobió un poco tanto tiempo en el espacio, pero estoy de acuerdo en que es una obra maestra!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here